www.horapunta.com

VOX

Vox y la plataforma España Existe congregaron en distintas ciudades de todo el territorio nacional a centenares de personas para reclamar al Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos que respete el orden constitucional y la soberanía nacional y al presidente Pedro Sánchez la detención del presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, y su antecesor, Carles Puigdemont.

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, tildó de “indigno” y “cobarde” al portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith, por su reacción cuando una víctima de violencia de género se le acercó para reprocharle la posición de su partido sobre los malos tratos a mujeres.

El líder de Vox, Santiago Abascal, aseguró que su partido no facilitará de ninguna forma que Pedro Sánchez sea investido tras el 10-N, pero vería “lógico” que PP y Ciudadanos lo hicieran, porque comparten "políticas" con los socialistas.

'GH VIP 7' sigue sin tocar techo en Telecinco con 3.629.000 espectadores y un 35,6% de cuota de pantalla. El reality presentado por Jorge Javier Vázquez sube +5,4 puntos respecto al jueves anterior y alcanza su máximo de temporada con Kiko Jiménez convirtiéndose en el cuarto expulsado de la edición. Por otro lado, 'El hormiguero' también consigue máximo de temporada y su tercer dato mejor dato histórico con la visita de Santiago Abascal, gracias a los 4.049.000 espectadores y un 23,5% de la audiencia que siguieron la entrevista de Pablo Motos al líder de VOX en Antena 3, solo por detrás de Isabel Pantoja o Bertín Osborne.

Vi que mi marino anda estos días desorientado y observa con atención las noticias sobre la irrupción de VOX, y la polvareda que han levantado sus propuestas.

El debate que moderó Sandra Barneda subió y logró un gran 19,3% de share y 2,4 millones de espectadores. Pese a ello, Jordi Évole y el 'Salvados' dedicado a VOX anotó un buen 14,1% y 2.697.000 espectadores, siendo el espacio más visto del día.
  • 1

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, mantiene su acusación de que "determinados sectores progresistas" -en alusión a creadores de opinión pública simpatizantes del PSOE- han engordado a Vox por cálculo electoral, a pesar del preacuerdo para un Gobierno de coalición que firmó el lunes pasado con su homólogo socialista, Pedro Sánchez.

“Esto va de una segunda vuelta. Esto va de los que de verdad pueden gobernar y no hay más alternativa que un gobierno del PSOE o una coalición de gobierno del PP con Vox”.

Tras conocerse los resultados de las elecciones generales del pasado domingo, todas las miradas estaban puestas en Vox y en si su líder, Santiago Abascal, se tomaría los datos como una derrota.

La euforia, por unos magníficos e inesperados resultados en Andalucía, no puede conducir a Vox a pretender ir más allá en sus exigencias de lo que suponen sus doce escaños.