www.horapunta.com
    22 de julio de 2018

TECNO PUNTA > INTERNET

Pese a que las criptomonedas han llegado para quedarse, 636 no lo han conseguido aunque eran proyectos sólidos que no se materializaron, 125 eran meros engaños, 55 nacieron como una simple broma y 12 fueron hackeadas.
Pese a un primer semestre de 2018 casi para el olvido, bitcoin ha comenzado a recuperarse con la llegada del segundo periodo del año con un incremento que rondaba el 5% en el momento de escribir estas líneas, sobrepasando los 6.500 dólares.
El valor del bitcoin ha caído esta semana a su nivel más bajo desde el pasado mes de noviembre, gracias en parte al declive del interés por parte de los inversores y recientes declaraciones negativas de los reguladores globales.
El Lobo de Wall Street, el mismo hombre que inspiró la película que protagonizó Leonardo Di Caprio, ha advertido que "el mercado de criptomonedas es una burbuja que seguramente estallará".
Este estándar ofrece novedades, como la posibilidad de almacenar distintos tipos de información en un sólo contrato, o la opción de realizar intercambios de forma más efectiva y rápida, lo que nos lleva a menores costes de transferencia y una menor congestión de Ethereum.
No hay respiro para el Bitcoin. Cuando parecía que lograba estabilizarse después de un primer semestre de 2018 convulso, este miércoles caía hasta los 6.600 dólares tras conocerse un nuevo robo en una plataforma de intercambio.
‘Square’ es la nueva creación del fundador y CEO de Twitter, Jack Dorsey, que acaba de recibir la autorización del estado de Nueva York para poder operar en el mercado de divisas digitales.
Durante los más de 10 meses de investigación 12 personas han sido detenidas y 31 investigadas en 25 registros. Esta operación se ha dirigido contra los compradores de material pedófilo producido por un grupo ya desarticulado en la Operación TRINITY, llevada cabo por ambos cuerpos en el verano de 2016.
Las páginas de Internet eran gestionadas a través de dos mercantiles mediante las cuales facturaban los ingresos que obtenían y mantenían oculta su identidad física. Gracias a su actividad obtuvieron un beneficio publicitario de más de un millón de euros.
En un local de Barcelona, gestionado por el "capo" de la banda, tenían instalado un inusitado número de antenas en el tejado y una compleja red de ordenadores, servidores y decodificadores desde donde se captaba, difundía y mantenía la señal pirata a más de 10.000 abonados europeos.
0,4375