www.horapunta.com
Illa: 'No podemos bajar la guardia ante un virus con enorme capacidad para propagarse'
Ampliar

Illa: "No podemos bajar la guardia ante un virus con enorme capacidad para propagarse"

viernes 16 de octubre de 2020, 00:13h

Escucha la noticia

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, advirtió este jueves que la situación de la pandemia en la Comunidad de Madrid “es muy preocupante, muy inestable, muy frágil”, y que por tanto “no podemos bajar la guardia” ante un virus con “enorme capacidad para propagarse y extenderse entre la población” como es el Covid-19.

En su intervención inicial ante el pleno del Congreso para informar de la declaración del estado de alarma por parte del Gobierno el pasado 9 de octubre, ante la situación de especial riesgo por transmisión no controlada del SARS-CoV-2, Illa ha señalado que, actualmente, el promedio de incidencia acumulada a 14 días en nuestro país se sitúa en 265 casos por 100.000 habitantes, aunque con importantes diferencias territoriales, ya que en Navarra, Melilla o Madrid es bastante más elevada.

“Nuestro promedio cuadruplica el umbral considerado de alto riesgo por Centro de referencia para la Prevención y el Control de Enfermedades Europeo” y nos sitúa más allá del nivel de riesgo máximo (a partir de 240 casos por 100.000 habitantes); siendo esta situación en algunos territorios “completamente excepcional, ya que incluso se duplica ese nivel de alerta máxima”.

“Por tanto, la perspectiva que debemos tener todos, es bajar la incidencia acumulada no de 500 casos positivos por 100.000 habitantes sino muchísimo más, alrededor o por debajo de cien casos positivos porque solo así podremos hablar de doblegar la curva”, subrayó.

“Aunque hasta ahora esta segunda ola está siendo en toda Europa afortunadamente diferente de la primera, no podemos normalizar cifras de incidencia que están muy por encima de las zonas consideradas en Europa como seguras” afirmó Illa, quien ha incidido en que la movilidad sigue siendo un mecanismo de contagio muy importante y eso hace necesario restringirla para controlar la transmisión, sin necesidad de llegar afortunadamente a los confinamientos domiciliarios.

Tras enumerar las drásticas medidas que para doblegar la curva de contagios están tomando países europeos con cifras de incidencia menores a las nuestras, el responsable de Sanidad ha alertado también sobre el hecho de que una sola patología, como es la producida por COVID, está ocupando casi el 10% de los recursos de camas hospitalarias y casi un 20% de los recursos de UCIs en promedio nacional, aunque en algunos territorios esta ocupación se duplica.

Por eso, “hay que actuar en clave sanitaria, actuar antes, de forma preventiva y de manera contundente, al igual que hacen los países de nuestro entorno”. “Debemos continuar adoptando aquellas medidas que sean necesarias para evitar contagios y reducir la transmisión y, con ello, salvar vidas. Medidas en definitiva, para controlar la pandemia y volver a doblegar la curva y, después, mantenerla baja”, subrayó Illa.

Objetivo: volver a doblegar la curva del virus

En ese sentido, señaló que “volver a doblegar la curva del virus es nuestro primer objetivo. Debemos hacerle frente con responsabilidad individual y colectiva, con contundencia y con toda la fuerza y los recursos de nuestro sistema público de salud. Tenemos que mantener el esfuerzo que estamos haciendo como sociedad, porque aún queda un tiempo largo de convivencia con el virus”.

Una etapa larga en la que hay que “continuar cumpliendo con las recomendaciones sanitarias que funcionan: distancia, higiene de manos y uso de la mascarilla”. En la que “todos nos estamos viendo obligados a adaptarnos a las nuevas circunstancias. Desde la escuela hasta las actividades culturales, también la forma de hacer negocios o cómo nos relacionamos con nuestros familiares y amigos”. “Por tanto, no bajemos la guardia, mantengamos la alerta y extrememos la prudencia”, insistió el ministro.

Illa ha concluido realizando un llamamiento a la necesidad de que todos “trabajemos juntos, y con la mayor unidad posible”, pues “el adversario común es el virus y la unidad es lo que nos hace fuertes frente a él”. “No es tiempo de provocaciones ni divisiones, no es tiempo de distraernos en disputas o discusiones estériles, sino de seguir arrimando el hombro todos juntos y disponer de todos los medios necesarios para hacer frente al virus”, abundó.

“Si queremos seguir siendo eficaces frente al virus, debemos continuar reforzando los instrumentos de coordinación y cooperación en materia de salud pública. Eso es lo que nos reclama la ciudadanía. Y lo que le debemos a quienes se están enfrentando a diario a la enfermedad en los centros sanitarios, en los servicios de urgencias, en las plantas de los hospitales y las UCI de todo el país”.

Comunidad de Madrid

Respecto a la situación de la Comunidad de Madrid, Illa ha recordado que el viernes pasado había 3.361 personas hospitalizadas por Covid y 498 personas en unidades de cuidados intensivos. Y que ante este hecho, y en vísperas de un puente, era muy importante que el nivel de contagio alto de Madrid no se extendiera por el resto de España, aplicando para ello las medidas adoptadas por el Consejo Interterritorial del SNS el 30 de septiembre.

Dado que el TSJM había expresado que la fórmula jurídica adoptada era insuficiente para limitar derechos fundamentales como el de circulación, alegando razones no de fondo sino de forma, y puesto que la presidenta de la Comunidad de Madrid no atendió a las otras opciones que le ofreció el presidente del Gobierno para aplicar lo acordado, fue necesaria la aprobación en Consejo de Ministros extraordinario de la declaración de un estado de alarma con el que regular específicamente la restricción de entrada y salida de los municipios de Madrid más afectados.

Illa ha defendido esta actuación señalando que la obligación de cualquier Gobierno es proteger al máximo a las poblaciones afectadas, preservar la capacidad asistencial y minimizar el riesgo de exportación de una situación epidemiológica grave de un territorio a otro, reduciendo en definitiva las tasas de transmisión por debajo de los niveles de riesgo establecidos por los organismos internacionales.

Afirmó que con la duración del estado de alarma -15 días- más los que estuvo en vigor la orden de la comunidad de Madrid, se alcanzará un total de 23 días con medias restrictivas, y ha mostrado su confianza en que pueda así estabilizarse la situación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios