www.horapunta.com

El mediador

Tal como suele abordar Yony estos temas, quizá lo primero que debamos preguntarnos es “Quiénes somos”, y, por ello, dejar absolutamente clara la respuesta a una simple pregunta: ¿Qué es Occidente?

Ahora a Yony le corresponde realizar un análisis de por qué el llamado Occidente trata así estos temas y piensa como piensa. Como su propia cultura muy en el pasado ya superó estas etapas, entiende lo que está pasando y comprueba una vez más cómo nos debatimos para intentar dar un paso más allá de este lenguaje y, por ello, de esta forma de pensar.

Expuestos los grandes argumentos de los que están a favor, a Yony no le queda más remedio que recoger también los de los que puedan estar en contra. Tanto los que circulan en boca de los opositores, como de todos aquellos que piensan que solo traería cosas malas, o más que buenas, pero no lo exponen públicamente.

Mucho se está escribiendo y publicando en estos meses de pandemia acerca de las distintas formas de gobierno, Capitalista y Comunista, y la influencia que esta crisis provocará sobre ellos. Yony no deja de leer todo lo que puede para saber qué es lo que de verdad se piensa por parte de los mejores autores. Y lo que en serio desearía es que esa viejísima polémica se aclare cuento antes y nos dediquemos a otras cuestiones más profundas y muchísimo más productivas.

Yony observa que lo que nos une a todas las especies, en este caso también a la suya y la nuestra, es la preocupación por el… Futuro. La gran ventaja para ese deseo de futuro que nos proporciona esta situación de agobio general planteada por el Coronavirus, es que nos marcará de forma mucho más clara cuál es ese camino que debemos recorrer para alcanzar esos mundos mejores que todos deseamos. Hacia dónde queremos ir y, por supuesto, cuál es el mejor recorrido para conseguirlo.

Ni que decir tiene que esta situación de verdadero agobio, porque ataca a la salud de todos, nos va a situar mentalmente mucho mejor para combatir esa moda pasajera del… Nacionalismo.

Hemos de destacar que uno de los aspectos en los que esta situación de emergencia sanitaria nos va a cambiar algo la forma de pensar, con cierto mayor equilibrio, es en la valoración que realicemos respecto a las banderas políticas, las ideologías, religiones y diferentes formas de creer o de opinar. Yony quiere hacer hincapié sobre ello porque debemos relativizar los sentimientos ideológicos, religiosos o de opinión política.

Después de todo, Yony realiza análisis del momento. Por ello debe explicar que ventajas e inconvenientes puede aportar el Bichito este. Ya conocemos los humanos que nada es bueno o malo, depende donde se aplique, y cualquier situación, además de los inevitables perjuicios, también dispone de su carga más beneficiosa.

Una vez que han sido expuestos los argumentos en pro y en contra de dicha Renta Mínima Vital. Se ha realizado una mera descripción de la evolución histórica, y han quedado vistos los posibles efectos que puede suponer su implantación, nos vemos obligados a tomar la decisión final, y fatal, ¿Se implanta o no? ¿Es más beneficiosa, o perjudicial?

Yony, si pudiera, estaría todos los días intentando aclararnos conceptos. Se ríe de sí mismo en multitud de ocasiones y se dice que “Debería ser profesor y no embajador”, porque no para de intentar explicar temas que para él están muy claros, y comprueba como nuestra sociedad vive en la confusión permanente sobre los mismos. A veces puede experimentar la sensación que cualquiera de nosotros sentiría si nos transportaran al imperio Romano en intentásemos explicar la electricidad. Uno de esos conceptos es el de: “Lo público” y “Lo privado”.

Para Yony, y así lo va a reflejar en sus informes, hay un asunto importantísimo que deberíamos abordar la especie Humana en su conjunto, pero en este caso puede que sea más acuciante en el estado Español. Esa cuestión tan importante no es otra que la Enseñanza con mayúsculas. Y puede que esta situación del Coronavirus pueda ser aprovechada para llevar a cabo profundas reformas en su nueva implantación.

Después del análisis general de qué son los populismos y sus características más peculiares, es hora de intentar resolver una pregunta que quizá esté en boca de la mayoría. ¿Tienen cura? ¿Cuál es el remedio? Veamos.

No nos engañemos, “La clave fundamental que da pie a que triunfen los populismos mediocres es la ausencia de verdaderas y válidas, Élites”.

Lo que no parece comprensible desde cualquier punto de vista, es la actitud de los seguidores –y votantes- de estos movimientos oportunistas. Cabe preguntarse, ¿Cómo podemos ser tan ciegos ante la historia? Si aún humean las hogueras del Nacismo, el Fascismo o el falangismo y, sobre todo, del Estalinismo –veamos Cuba, Corea del Norte, y ahora Venezuela-, ¿Cómo no recordamos los efectos de ese seguimiento ciego de los que prometieron la “Redención y las Eternas Verdes Praderas” para que ante fórmulas calcadas, la gente les siga de nuevo?

Sus propuestas son sencillas, claras y directas. Nunca requieren una gran dosis de formación intelectual. Están destinadas a las mentes más intermedias de esa sociedad, incluso a los menos formados. No caben grandes reflexiones ni contraposiciones ideológicas. Sus salidas son la mar de comprensibles y aplicables.