www.horapunta.com
Irán, tierra de arios... Posición de las partes
Ampliar

Irán, tierra de arios... Posición de las partes

Por Carlos González
x
bergidahotmailes/7/7/15
lunes 27 de julio de 2015, 23:27h

Escucha la noticia

Ya sabemos, aplicando la teoría general de los conflictos, que la norma general es que lo único que diferencia a las partes es la posición que ocupan. El hambriento no puede explicarle al rico que es estar muerto de hambre.

El ambicioso –porque carece de lo que desea- nunca podrá entenderse con el satisfecho. El padre de familia no puede explicarle al hijo que se siente, hasta que aquel sea padre. Lo mismo podemos decir de los géneros femenino o masculino, o de ser joven o viejo. Las partes creen que el otro es diferente, o que no le entiende, lo que sucede es que cada uno ve y valora la vida desde la posición desde la que la siente. La vida siempre es sentida, casi nunca es razonada.

Por ello, en nuestra técnica de análisis, lo segundo que haremos es contemplar la posición que ocupa cada parte. De esa forma ya comenzaremos a entender por qué busca unas cosas y no otras. Y mucho más importante, sabremos que quiere obtener del resultado de esta disputa.

Si disponemos de conocimientos precisos no solo debemos estudiar lo que cada parte dice que quiere, sino que debemos saber, por encima de sus manifestaciones, cuáles son los intereses verdaderos que esconde de fondo. O incluso más allá, cuales son los que realmente defenderá al final aunque esa parte inconscientemente ahora no los sepa –podemos afirmar en general que la mayoría de las partes no saben con claridad que es lo que realmente quieren-. Es decir, ellos puede que no sepan cómo reaccionarán ante un final dado, pero nosotros sí debemos saberlo y por ello, tenerlo previsto, o nuestros cálculos se irán a la basura. Veamos:

¿Que quiere la U.E.? Parece que no esconde interés remoto alguno. Lo que desea es paz y comercio abierto entre todos. Ya está en una posición de dominio, con estabilidad y claro desarrollo social, por ello lo que ansía es Seguridad. Teme que con el arma en la mano, los criterios político-religiosos de las élites de Irán les lleve a atacar a la U.E. o a sus aliados o a sus fuentes de comercio, alegando que son infieles. Aunque el fin no es otro que quitarle a la U.E. su situación de predominio y saquearle su riqueza industrial.

¿Que quiere E.E.U.U.? Es obvio que desea mantener el poder militar en la zona o incluso a nivel del globo. Cree –y no parece descaminado- que si Irán dispone de la bomba se rearmará, atacará a sus vecinos y pretenderá convertirse en referente en la región, y con ello alcanzar el mayor poder entre todos los estados del globo. Tanto poder adquiera Irán tanto perderá E.E.U.U.

¿Que quiere Rusia? Utilizar a Irán como ariete contra E.E.U.U. y la U.E. para debilitarlos y usar como arma de negociación –tal como ya ha hecho con las armas de destrucción de Siria, o con el propio Uranio enriquecido iraní- la influencia que disponga para aplacar o incentivar la agresividad contra occidente de los iraníes y sus aliados. Como ella sola no puede enfrentarse directamente a occidente, es inteligente su estrategia: Lanza a quien sea contra occidente, le debilita lo que pueda sin ser ella la culpable, y llegado el momento vende su influencia a occidente aplacando al atacante o, si es absolutamente preciso, destruyendo al mismo para pedir lo máximo que pueda por favor realizado. Sin despreciar sus beneficios por los recursos naturales o las armas que venda a ambos contendientes. A su vez presentará sus decisiones como un acto de aliado.

¿Que quiere China? Conectarse cada vez más con el juego internacional. Ha estado muy relegada, casi al margen de la gran política, pero ahora con sus necesidades de recursos naturales y su área de comercio, ha visto que tiene que jugar al nivel planetario. Ya no puede estar escondida sin ser molestada. Necesita conectarse y estar en primera fila en la solución de los problemas de Seguridad, comercio o movimientos poblacionales.

¿Que quiere Irán? Para saber cómo se comporta un grupo organizado – en este caso el estado de Irán- es muy conveniente que analicemos los máximos datos históricos de todos los grupos humanos que actuaron bajo un único liderazgo, es decir, un poder unido, a través de la historia de la especie humana. Estaremos todos de acuerdo que siempre se han comportado esos grupos libres con autonomía de voluntad, siendo muy celosos de su independencia. En el momento que no fue así es porque fueron dominados directa o indirectamente por otro poder superior. ¿Hay hoy un poder superior a Irán? No, luego solo actuará buscando lo que crea que sean sus propios intereses. ¿Le interesa a Irán no dominar la energía atómica, con la posible bomba incluida? No, eso le interesa a los otros para que no pueda amenazarlos. Luego Irán siempre luchará por disponer de la bomba atómica porque es creencia generalizada que con ella será más fuerte y menos vulnerable.

El resultado del análisis es claro: Irán siempre luchará por la energía atómica y la bomba incluida. Utilizará todas las estratagemas para conseguir sus objetivos. El primero, y ahora fundamental, es tiempo para desarrollar sus programas. Como siempre, si lo alcanza o no, todo dependerá del precio a pagar.


¿Quieres leer el artículo al completo? Accede a nuestro quiosco, desde donde podrás ver nuestra revista, navegar por nuestra hemeroteca y descargarte los números que quieras desde tu dispositivo Android, Apple o en nuestra biblioteca de Amazon. Descubre una nueva forma de acceder a los contenidos de Hora Punta, gratis y desde cualquier soporte digital. ¡No lo dudes y haz click aquí!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios