www.horapunta.com
20 castillos de ensueño en Europa (II)
Ampliar

20 castillos de ensueño en Europa (II)

domingo 25 de octubre de 2020, 15:00h

Escucha la noticia

Seguimos con la segunda parte de nuestro repaso a los castillos más deslumbrantes de Europa. En esta ocasión, viajamos a Italia, Rumanía, Portugal, Eslovenia, Lituania, Polonia y Dinamarca, donde se esconden estas joyas arquitectónicas...

Castillo de Miramare (Italia)

Conserva la mayor parte de su mobiliario y decoración originales. El castillo fue encargado por el archiduque Fernando Maximiliano de Habsburgo en la segunda mitad del siglo XIX como residencia para él y su esposa, Charlotte de Bélgica. Rodeado por un parque botánico, con impresionantes vistas panorámicas gracias a su posición en un acantilado con vistas al Golfo de Trieste, el castillo es una deliciosa combinación de estilos medieval, renacentista y gótico.

Castillo de Bran (Rumania)

Aunque Bram Stoker nunca visitó Rumania y el personaje en que inspiró su Drácula tampoco habitó el castillo, siempre se le ha conocido como el Castillo de Drácula. Pese a todo, los visitantes aún pueden pasear por los pasillos y patios, con la esperanza de echar un vistazo al vampiro inmortal. Situado a lo largo de la frontera entre Transilvania y Valaquia, la construcción de este emblemático castillo comenzó en 1212 cuando los Caballeros Teutónicos erigieron una fortaleza de madera destinada a detener el tráfico en la entrada del paso de montaña, que en ese momento era muy utilizado por los comerciantes.

Torre de Belém (Portugal)

Es sin duda uno de los iconos de Portugal y de su capital, Lisboa, gracias a su posición sobre el río Tajo en una de las entradas de la ciudad y un símbolo clave de la ciudad y como recordatorio del antiguo poder de los portugueses en tierra y mar. Está clasificada como Patrimonio de la Humanidad. Construida en el siglo XVI, la Torre de Belém ha sido ornamentada con los símbolos de la casa del rey Manuel I, con la cuerda gruesa que rodea el castillo y termina en elegantes nudos y cruces en diferentes ángulos. La torre se convirtió en prisión durante la invasión española de Portugal a finales del siglo XVI. El interior merece una visita por la subida al último piso, donde el esfuerzo es recompensado por la deslumbrante vista sobre el amplio estuario del Tajo y la parte occidental de la ciudad de Lisboa.

Castillo de Predjama (Eslovenia)

Encaramado en lo alto de un acantilado imponente, el misterioso y magnífico Castillo Predjama ha sido incluido en el Guinness como el castillo cueva más grande del mundo. Debido a su entorno, una serie de túneles subterráneos y paredes entretejidas con la estructura natural de la cueva, la ubicación ha aparecido en numerosas películas y especiales de televisión. El castillo actuó como refugio para Erazem de Predjama en el siglo XV, un legendario barón ladrón que resistió el asedio de un año y se convirtió en una especie de figura a lo Robin Hood.

Castillo de Sant'Angelo (Italia)

Es uno de los edificios más fotografiados de Roma, justo en el encuentro de la vieja capital con la ciudad del Vaticano. El castillo de Sant'Angelo se construyó originalmente en el siglo II como mausoleo para el emperador Adriano y su familia. Esta construcción, que más tarde se convirtió en fortaleza militar, recibe su nombre de una leyenda, que cuenta que el arcángel Miguel se apareció sobre lo alto del castillo para detener una plaga que asolaba Roma en el año 509. El castillo logró sobrevivir a través de los siglos y albergó a muchas personas famosas, incluido Miguel Ángel.

Castillo de Guimarães (Portugal)

Está considerado la fortaleza medieval más importante del norte de Portugal. La presencia del castillo evoca la mezcla de leyenda, poesía y heroísmo que rodea los principios de la historia nacional. Su característica más llamativa son los muros construidos en forma de pentagrama, con ocho torres rectangulares almenadas. Construido en el siglo X, luego se convirtió en la residencia real oficial del Conde D Henrique, el padre del primer rey de Portugal, Afonso Henriques. El castillo resistió la batalla de São Mamede en 1128, que resultó en la victoria de Alfonso y significó el punto de partida de un Portugal independiente. Desde entonces, el castillo ha sido reconocido como el lugar de nacimiento de la nación portuguesa y está considerada una de las Siete Maravillas de Portugal.

Castillo de Sirmione (Italia)

Destaca especialmente por su singular posición en medio del lago Garda. Conocido también como Scaligero en honor a la poderosa familia Scaligeri, que lo encargó y gobernó esta región a principios del siglo XIII. Conforma un ejemplo espectacular de arquitectura medieval, cuya majestuosidad se acentúa gracias a sus impresionantes alrededores. Este castillo, rodeado de puentes levadizos, un foso, torres, muros transitables y festoneados, presenta todos los elementos típicos de una fortaleza de la Edad Media. Hay que animarse a subir los 150 escalones que lleva a la muralla porque las vistas del lago y Sirmione desde la torre más alta realmente merecen la pena.

Castillo de Malbork (Polonia)

Otra de las hermosas fortalezas medievales que parece estar llena de Europa, Malbork fue construida por los afamados guerreros de la Orden de los Caballeros Teutónicos como parte de su conquista en lo que hoy es Polonia. Es el castillo más grande del mundo por superficie y el edificio de ladrillo más grande de Europa y, además, su distintivo color rojizo lo convierte en una vista verdaderamente inolvidable. Entre otras cosas, fue la residencia de la familia real polaca hasta finales del siglo XVIII.

Castillo de Trakai (Lituania)

Ubicada en un idílico paisaje en la isla de Trakai esta pintoresca estructura del siglo XIV fue uno de los principales centros del Gran Ducado de Lituania, que se disfrutó como residencia de verano. Hoy el castillo consta de dos: el original, muy pequeño, situado a un lado del lago, y un segundo, erigido en siglos posteriores, ubicado en medio de las aguas. Citado por los entusiastas de la arquitectura como una verdadera encarnación del estilo gótico, el castillo ofrecía una serie de galerías de madera, paneles de vidrieras, murales y pasadizos secretos, que los visitantes pueden ver en el museo oficial del castillo.

Kronborg (Dinamarca)

William Shakespeare que situó su Hamlet en este castillo, lo llamó Elsinore. Es uno de los castillos más destacados del norte de Europa en la época del Renacimiento y fue catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se encuentra en el extremo noreste de la isla de Zelanda. La historia del castillo se remonta a Krogen, una fortaleza construida por Eric de Pomerania, rey danés en la década de 1420. El rey insistió en que los barcos que querían salir o entrar en el Mar Báltico hicieran el pago de las cuotas por el sonido para cumplir con sus demandas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios