www.horapunta.com

Fake news

El Parlamento y la Comisión Europea analizarán las medidas tomadas por los Gobiernos comunitarios para “combatir los bulos y controlar la información” durante la crisis del coronavirus, por lo que se revisarán también las actuaciones al respecto del Gabinete de Pedro Sánchez, asunto que ha provocado un intenso debate en España.

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celáa, ha defendido este martes la persecución de bulos que "transmiten a la ciudadanía consecuencias que luego pueden alterar su salud" y que "van en contra de los criterios científicos y la credibilidad de las instituciones públicas".

Esta semana ha circulado por las redes sociales un mensaje en el que se afirma que el Gobierno está controlando lo que se dice en WhatsApp, a través de dos plataformas que, sin embargo, se declaran independientes. Vamos a analizar cada caso...

A raíz de las “fakenews” se están produciendo actitudes preocupantes. Por caso, una asociación de medios argentinos realizó una campaña con la intención de que las redes sociales fueran “controladas” por el Estado (¡políticos controlando a los ciudadanos!), argumentando que ellos tienen “editor responsable” en tanto que en las redes “nadie da la cara”. Le temen a la competencia que trae el desarrollo tecnológico y no tienen mejor idea que atacar la libertad de los usuarios.
  • 1

Decenas de usuarios han criticado a primera hora de este lunes que cientos de perfiles falsos copaban la página del Ministerio de Sanidad en Facebook. Algo que hemos podido comprobar y que han replicado decenas de personas a través de las redes sociales, donde han mostrado con vídeos la veracidad de esta acción.

Desde que Eva mintió a Adán sobre la manzana, las noticias falsas han sido parte de la historia de la humanidad. Todo el alboroto y los cientos de artículos y reportajes dedicados al, supuesto, nuevo fenómeno de las Fake News, son una construcción ficticia de medios y opinadores en decadencia.

Soraya Sáenz de Santamaría, advierte sobre el "gran impacto" que puede tener en la conformación de la opinión pública y en el "prestigio" de las instituciones la "proliferación" actual de noticias falsas ('fake news') en Internet y en las redes sociales.