www.horapunta.com

Netanyahu

La alelopatía es un fenómeno que implica la inhibición directa de una especie por otra ya sea vegetal o animal, usando sustancias tóxicas o disuasivas.

No hay dudas que a mi edad, casi 80 años, dispongo de grandes amigos en quienes las neuronas les continúan funcionando mucho mejor que a mí, pero en éste tema tengo la satisfacción de gritar hacia todos los vientos que vengo ganando por goleada, para que no existan discusiones está escrito, fechas incluidas, todo en blanco sobre negro. En ésta competencia virtual participo con ventajas, siempre se los digo, vengo con mi origen argentino, a pesar de los muchos años que aquí resido permitió una escuela de aprendizaje casi única en el mundo.

2 am de la madrugada del pasado miércoles, Netanyahu sobre el escenario, se lo notaba con su mejor expresión, las tensiones habían quedado atrás, junto a su esposa comienza su discurso de agradecimiento, un verdadero show de exaltación personal, para que el mismo fuere completo solo faltaba que alguno de sus tantos colaboradores le acercara el celular diciéndole “en línea el Presidente Trump”, todo lo demás se dio al pie de la letra, el público durante largos minutos aplaudía y gritaba alabanzas al rey. Lo era.

Hace tiempo que había decidido, salvo circunstancias especiales, dejar de concurrir a la reuniones y celebraciones diplomáticas, pero la despedida, un reemplazo natural y ordenado, del Comandante de la Fuerzas Armadas, Teniente General Gadi Eizenkot luego de 4 años en funciones era una circunstancia que doblegaba cualquier pasividad mía, ni el frío y el fuerte viento que aportaba arena del desierto lograron que me quedara en casa, estaba claro que todos estarían, nadie faltaría.

No tenía previsto escribir, los festejos con champagne y whisky dejan poco tiempo para las lecturas, los millones de saludos que por mail se reciben convierten a todos en uno más entre muchos a los que generalmente nadie lee o presta atención, por ello seré corto, intentar que lo corto y bueno sea doblemente bueno.

Las televisiones del mundo mostraban un hecho inédito, un delegado del Gobierno de Qatar, con quien no se mantienen relaciones diplomáticas, aterrizaba en un avión privado en el aeropuerto Ben Gurión de Israel con maletas que contenían US$ 15 millones de dólares en efectivo, escoltado cruzó a Gaza.

En los últimos días he contactado varias veces con funcionarios de rangos diferentes del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, un tema sobre el que escribiré hace que deba profundizar mis consultas, la burocracia israelí no se caracteriza por trabajar demasiado, en éstos días aún menos, todos en pleno brindis por la proximidad de Año Nuevo, a mi consulta la derivaban de uno a otro.

Traslado de la Embajada Argentina a Jerusalén

Jerusalén, 9 de junio de 2018, faltan solo pocos días para el comienzo del mundial de futbol. La selección Argentina en su último partido preparatorio está a punto de enfrentarse a la de Israel, una ya repetida tradición de anteriores mundiales, presumo que el resultado será mucho más alentador que el 6 a 1 contra España, en el medio de la cancha con su cinta de capitán Messi preparado para iniciar el encuentro, todas las televisiones del mundo lo retransmiten con cientos de millones de espectadores, es parte de los festejos por el 70 Aniversario de la Independencia del Estado de Israel.

Un partido amistoso a disputarse en Israel entre las selecciones de Argentina e Uruguay implica mucho más que una organización normal, de las acostumbradas, la realidad política de la zona hacía que hasta 48 horas antes nadie supiera si se jugaba o no, las raquetas que desde la Franja de Gaza se disparaban sobre el territorio de Israel eran el mayor signo de pregunta.

Uno de los mejores programas satíricos de televisión mostró un cuadro en donde se lo ve a Benjamín Netanyahu encerrado dentro de una celda, detrás de los barrotes, espacio que hace de oficina del primer ministro.

Soy de aquellos que poco o nada da importancia a las palabras, sí leo gestos y ojos, éstos son mucho más difícil de manipular.

Cuando hace unos días Benjamín Netanyahu realizó un viaje relámpago a Bruselas para entrevistarse con el Secretario de Estado de los Estados Unidos Mike Pompeo estaba claro que por delante un tema que hacía a la seguridad de Israel.

Regresaba en el avión desde Barcelona a donde había viajado aceptando una especial invitación para presenciar el clásico, un espectáculo único, inolvidable, rodeado de palcos en donde estaba todo el poder del fútbol y también del otro, en el entretiempo un servicio de buffet y bebidas de lo mejor.

La titulación siempre me resulta la parte más difícil, encontrada ésta todo lo demás fluye con naturalidad, la que en el post de hoy se impuso competía con otra que pretendía incluir las palabras "repúblicas bananas", no pude encontrar uno corto y con el poder de síntesis que las incluyera en el sentido que yo pretendía.

Qué fácil resultó escribir éste newsletter, lo comencé el 5 de marzo, mejor dicho lo comenzamos a programar con mi nuevo nieto que recién había nacido en el hospital público Meir de Kfar Sava, un verdadero lujo en atención y calidad, todo ello sin buscar ni requerir la ayuda de ningún amigo, cien puntos.