www.horapunta.com

Guerra

Las agencias de socorro que ayudan a los ucranianos afectados por la guerra recibirán 50 millones de dólares adicionales del fondo humanitario para ese país. Al menos 17,7 millones de personas necesitan asistencia y protección urgentes. Los desplazados alcanzan ya al 17% de la población.

Responsables de las agencias para los refugiados y migrantes advirtieron de que se está “desatando una pesadilla humanitaria” en el centro y el este del país, que provocará más víctimas civiles. Unos 13 millones de personas están en zonas afectadas por los combates a las que es difícil llevar ayuda de forma segura.

Durante una reunión del Consejo de Seguridad, las agencias de la ONU denuncian un aumento de informes sobre violaciones y violencia sexual. También indicaron que cerca de la mitad de los niños que permanecen en Ucrania corren el riesgo de quedarse sin comida.

El director del Organismo Internacional de la Energía Atómica asegura en un comunicado que está “muy preocupado” después de que Ucrania le haya informado de que un comandante ruso dirige ahora las operaciones de la central. Por otro lado, el representante ucraniano pidió a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que imponga medidas cautelares para detener la agresión militar de Rusia “lo antes posible”.

Shabat, sábado, estadísticamente los números indican que apenas ingresado a éste las comunicaciones telefónicas se reducen casi un 90%, no significa que ése sea el porcentaje de población religiosa, es la reacción y comportamiento simple de aquellos que por respeto no llaman, se abstienen de hacerlo.

La guerra en Yemen cumple el primer año después de que una coalición internacional liderada por Arabia Saudí lanzara en la madrugada del 26 de marzo de 2015 los primeros bombardeos contra los rebeldes hutíes provocando que más del 80% de su población necesiten ayuda humanitaria.

Médicos Sin Fronteras (MSF) atendió en 2015 a un total de 154.647 heridos de guerra en 69 hospitales y clínicas en el noroeste, el oeste y el centro de Siria, país azotado por casi cinco años de conflicto. De ellos entre un 30 y un 40% de los pacientes eran mujeres y niños.

El equipo de UNICEF que ha visitado esta semana la asediada localidad siria de Madaya confirma "casos de malnutrición severa" entre los niños e incluso es testigo de la muerte de un adolescente de 16 años por inanición.

El Fondo Monetario Internacional disminuye sus proyecciones de crecimiento global para 2022 y 2023 y las fija en un 3,6%. El aumento de la inflación “se ha convertido en un riesgo claro e inminente” y el alza de precios de los alimentos y los combustibles perjudicará a los consumidores con menores ingresos en todas las regiones del mundo.

El coordinador humanitario de la ONU explorará con las partes la posibilidad de un alto el fuego humanitario inmediato que dé paso a negociaciones políticas para la paz, informa António Guterres. “La solución a la tragedia no es humanitaria, es política”, dice y destaca la labor de socorro de la Organización con más de mil trabajadores en Ucrania.

Los políticos se divierten con la guerra, pelean unos contra otros y todos contra todos según sople el viento, gastan fortunas, y las masas los siguen como en el Coliseo romano cuando tiraban cristianos a las fieras.

Expertos académicos, en defensa y en la lucha contra el terrorismo coincidieron este miércoles en la necesidad de poner en marcha medidas “a largo plazo” que huyan del “efectismo” y de las intervenciones militares contra el yihadismo.

¿Qué es la paz?

Un tercio de los niños sirios (cerca de 3,7 millones) ha nacido desde que comenzó la guerra en este país hace cinco años, con lo que su vida está marcada por la violencia, el miedo y el desplazamiento, según señaló Unicef.

Alrededor de 250.000 niños viven en las áreas sitiadas de Siria entre bombardeos, ataques aéreos y bombas de barril, lo que conlleva un enorme impacto psicológico en los menores, que viven aterrados por las bombas y con falta de comida, medicinas y agua potable.

Cerca de 24 millones de niños que viven en zonas de crisis en 22 países afectados por conflictos no van a la escuela, según denunció este martes Unicef.