www.horapunta.com

Calentamiento global

Las actividades humanas continuaron creciendo sin descanso durante el segundo año de pandemia llevando a cuatro medidores del calentamiento global a establecer marcas históricas. Para el titular de la ONU, estos indicadores son una sombría confirmación del fracaso de la humanidad en detener el cambio climático.

Un nuevo informe de la agencia meteorológica de la ONU constata que el aumento de sostenido de las temperaturas por el cambio climático continuará en los próximos años. Mientras no cesen las emisiones de gases de efecto invernadero, el clima será cada vez más extremo.

Un estudio alerta que el lago Palcacocha, en los Andes peruanos, podría provocar inundaciones con consecuencias devastadoras para 120.000 habitantes de la ciudad de Huaraz.

Las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero deben reducirse un 7,6% cada año entre 2020 y 2030 para cumplir el objetivo del Acuerdo de París de que el calentamiento global se sitúe en 1,5ºC con respecto a la era preindustrial, lo que significa quintuplicar los esfuerzos actuales, ya que los actuales compromisos climáticos de los países implican un incremento de 3,2ºC, con sus consiguientes impactos destructivos.

El calentamiento global de 2ºC más respecto a la era preindustrial antes de finales de este siglo probablemente obligará a personas, animales y plantas que residen en las áreas tropicales a desplazarse dramáticamente a cientos de kilómetros de sus hogares actuales.

  • 1

Una nueva investigación publicada recientemente en 'Nature' y recogida por USACH/DICYT proyecta cambios en los patrones de la nubosidad que podría aumentar la intermitencia de la energía renovable.

La extensión anual de hielo de los ríos disminuirá en aproximadamente seis días por cada grado de aumento de las temperaturas del aire en la superficie de la Tierra, lo que desencadenará consecuencias económicas y ambientales.

El calentamiento global podría provocar que el rendimiento de las pesquerías caiga hasta en un 20% en todo el mundo y hasta en un 60% en el Atlántico Norte en el año 2300 debido principalmente a la falta de mezcla oceánica.