www.horapunta.com
Boko Haram multiplica por 10 su utilización de 'niños suicidas'
Ampliar

Boko Haram multiplica por 10 su utilización de "niños suicidas"

martes 12 de abril de 2016, 19:21h

El número de niños involucrados en ataques suicidas en los cuatro países afectados por Boko Haram (Nigeria, Camerún, Chad y Níger) ha aumentado drásticamente en el último año, al pasar de cuatro en 2014 a 44 en 2015, de los que más del 75% son niñas.

Boko Haram multiplica por 10 su utilización de 'niños suicidas'
Ampliar

"Hay que decir claramente que estos niños son víctimas, no infractores", dijo Manuel Fontaine, director regional de Unicef para África Occidental y Central, quien añadió que "engañar a los niños y obligarles a realizar ataques mortales ha sido uno de los aspectos más terribles de la violencia que sacude Nigeria y los países vecinos".

En un informe titulado 'Más allá de Chibok', publicado dos años después del secuestro de 200 estudiantes a manos de Boko Haram, Unicef revela que Camerún registró entre enero de 2014 y febrero de 2016 el número más alto de ataques suicidas en los que se ha involucrado a niños (21), seguido de Níger (17).

Además, casi uno de cada cinco individuos que participaron en ataques suicidas en los dos últimos años era un menor de edad, de los que tres de cada cuatro eran chicas. El año pasado, los niños fueron utilizados en uno de cada dos ataques en Camerún, uno de cada ocho en Chad y uno de cada siete en Nigeria.

El año pasado, los ataques suicidas se propagaron por primera vez más allá de las fronteras de Nigeria y su frecuencia aumentó de 32 en 2014 a 151 en 2015, de los que 89 se llevaron a cabo en Nigeria, 39 en Camerún, 16 en Chad y 7 en Níger.

Unicef subrayó que el uso premeditado de niños que podrían haber sufrido coacciones para llevar bombas ha creado un ambiente de miedo y desconfianza con consecuencias devastadoras para las niñas que sobrevivieron al cautiverio y a la violencia sexual de Boko Haram en el noreste de Nigeria.

Los niños que escaparon de los grupos armados o fueron liberados por ellos, a menudo son considerados como amenazas potenciales a la seguridad, tal y como señala una reciente investigación de Unicef e International Alert. Los menores que nacen como consecuencia de la violencia sexual también sufren estigmatización y discriminación en sus aldeas, en las comunidades de acogida y en los campamentos para personas desplazadas internamente.

"A medida que los ataques suicidas en los que participan niños y niñas se vuelven más frecuentes, algunas comunidades están empezando a ver a los niños como una amenaza a su seguridad", indicó Fontaine, quien apuntó: "Esta sospecha hacia los niños puede tener consecuencias destructivas. ¿Cómo puede una comunidad llevar a cabo su reconstrucción cuando expulsa a sus propias hermanas, hijas y madres?".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Hora Punta

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.