www.horapunta.com

Pamplona

La Sección Segunda de la Audiencia de Navarra ha condenado a 2 años de prisión por un delito de abuso sexual con acceso carnal al dueño de un bar de Pamplona que violó a una camarera que, debido al alcohol ingerido, se encontraba en “avanzado estado de embriaguez” y había perdido “el sentido de la conciencia”.

En agosto de 2015, la demandante descubrió que no era hija biológica de su madre. El Servicio Navarro de Salud rechazó que se hubiera producido un error, pero el magistrado asegura que “la hipótesis más real y probable” es que el intercambio se produjera en el hospital.

La Sala de lo Civil y Penal considera que, tras una relación sexual consentida, se produjo una negativa sobrevenida de la denunciante, que fue obedecida en el acto por el acusado. El Tribunal estima "débil, insuficiente y con importantes lagunas" la declaración de la mujer, quien no denunció hasta pasados dos días.

La fiscalía, la acusación particular y la defensa han solicitado hoy a la magistrada presidenta del tribunal que el pamplonés que el 23 de agosto de 2019 mató a su madre, de 71 años, arrojándola desde un cuarto piso, sea internado en un centro psiquiátrico durante 21 años.

El ministro del Interior ha agradecido el trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que "han conseguido expulsar a ETA de nuestro presente", pero ha señalado que "la paz no será perfecta hasta que las víctimas y sus familiares recuperen plenamente la dignidad y sean merecidamente reconfortadas".

El diputado de UPN, Carlos Salvador, asegura que el izado de la ikurriña en el Ayuntamiento de Pamplona es una “táctica” un tanto “mafiosilla” que muestra “los objetivos últimos que pretende Bildu y GeroaBai” en la comunidad foral, que pasa por “despersonalizar” Navarra.

  • 1

El magistrado, que imputa al investigado un delito de homicidio en grado de tentativa, destaca que propinó a la víctima tres cuchilladas, dos en el pecho y una en la zona clavicular.

La juez envía finalmente a prisión a un investigado por abusar sexualmente de su hijastra de 13 años en la comarca de Pamplona. El imputado reconoció que mantenía “de forma habitual” relaciones con la niña desde que ésta tenía 12 años, pero alegó que fueron consentidas.

Según relataron los agentes, primero alegó que venía de Portugal, luego que tenía asma, y más tarde que no tenía mascarilla. Sin embargo, cuando le facilitaron una, hizo caso omiso y se la guardó en el bolsillo.

Agentes de la Guardia Civil del Grupo de Información de Navarra y de la Jefatura de Información detienen a un ciudadano marroquí de 32 años, residente en Pamplona, que había iniciado los preparativos para viajar a Siria para unirse al Estado Islámico.