www.horapunta.com

Abuso sexual infantil

La niña pernoctaba de domingo a jueves en el domicilio que su cuidadora compartía con su esposo, el condenado, de 63 años, en una localidad de la merindad de Sangüesa.

Identificadas 36 víctimas de entre cuatro y ocho años de edad

El arrestado, de nacionalidad inglesa y que también ejercía ocasionalmente de cuidador de niños a domicilio, falsificó el preceptivo documento que acredita la carencia de antecedentes de delitos sexuales, requisito imprescindible para trabajar con menores. Aprovechó su condición de docente para tener acceso a las víctimas y ganarse la confianza de los padres, pudiendo generar, de esta manera, una enorme cantidad de material que difundía en foros ocultos de temática pedófila alojados en los repositorios de la red TOR.

El arrestado, que cuenta con antecedentes penales por pederastia en su país de origen que datan de 1988, ha ingresado en prisión. Se ganaba la confianza de los niños y les ofrecía pequeñas gratificaciones económicas. Han sido incautados un teléfono móvil y un ordenador portátil con material pornográfico y pedófilo.

La sentencia, que puede ser apelada ante el TSJA, contempla una indemnización de 15.000 euros, medidas de alejamiento y prohibición de comunicación, libertad vigilada cuando cumpla la condena e inhabilitación durante 6 años para cualquier actividad docente o con menores.

La Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia ha confirmado la sentencia dictada por la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Murcia el pasado noviembre que condenaba a un hombre por un delito continuado de agresión sexual a su hija menor de edad a la pena de quince años de prisión y seis años de libertad vigilada.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a 11 años de prisión por un delito continuado de abuso sexual con acceso carnal y con prevalimiento a un hombre que sometió a su hija a tocamientos y otras prácticas de carácter sexual durante tres años.

Según el fallo, los cuatro jóvenes condenados las llevaban a una casa deshabitada y mantenían prácticas sexuales con látigos y mordazas.

El Tribunal Supremo eleva a 11 años de prisión la condena de un hombre que abusó sexualmente de una niña de cinco años en Molina de Segura (Murcia). Se deja sin efecto, por tanto, la atenuante de confesión que había apreciado la Audiencia Provincial por entender que la colaboración fue tardía (en el juicio) y no relevante.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a doce personas en las provincias de Alicante, Almería, Barcelona, Madrid, Pontevedra y Valladolid por poseer y distribuir, presuntamente, material de abuso sexual infantil a través de internet.

Los abusos comenzaron en agosto de 2002 cuando la víctima, que por aquel entonces tenía seis años de edad, fue entregada al arrestado y a su mujer en régimen de acogimiento. Los hechos, cometidos en Florida, tuvieron tanta repercusión que era uno de los casos prioritarios del Servicio Diplomático de Seguridad del Departamento de Estado de los Estados Unidos en Madrid.

El Juzgado de Instrucción número 4 de Cambados ha decretado la apertura de juicio oral y ha dado por formulada la acusación por delitos de abusos sexuales contra un sacerdote que ejercía como profesor de religión en el Colegio Salesianos de Vigo, así como contra el centro, como responsable civil subsidiario.

La Audiencia de Valladolid ha absuelto a un hombre acusado de abusar sexualmente de su nieta, a la que cuidaba cuando su madre no podía hacerlo por motivos laborales. La madre de la niña fue la que denunció al acusado, para quien la Fiscalía solicitaba 6 años de cárcel. La menor no declaró ni en fase de instrucción ni en el juicio.

La Sección Primera de la Audiencia de Castellón ha condenado a penas que suman 15 años y 6 meses de prisión a un antiguo entrenador y conserje del polideportivo municipal de una localidad de la provincia por abusar sexualmente de forma continuada de tres gimnastas menores de edad.

Se trata de un guardia civil de Puebla de Sanabria, en Zamora, que ha sido acusado de hasta cuatro delitos de abuso sexual a una niña, nieta de un compañero, cometido en el propio cuartel. Pese a que ha negado los hechos, la Fiscalía pide 48 años de prisión.

El arrestado se ocultaba en una aldea orensana de la comarca de Trives, donde recibía auxilio y soporte logístico por parte de terceras personas. Presuntamente, el fugado -que era el abuelo paterno de la víctima- abusó sexualmente de la menor en reiteradas ocasiones cuando ésta se quedaba a su cargo.