www.horapunta.com
Malasia y su polémico primer ministro al que le persiguen los escándalos sexuales
Ampliar

Malasia y su polémico primer ministro al que le persiguen los escándalos sexuales

jueves 12 de diciembre de 2019, 17:53h

Escucha la noticia

Esta semana se ha dado a conocer que el primer ministro entrante de Malasia, Anwar Ibrahim, deberá responder ante las autoridades por un caso de abuso sexual contra uno de sus asesores. Pese a que este se ha adelantado a negar las acusaciones, Muhammed Yusoff Rawther asegura que le obligó a mantener relaciones sexuales el pasado mes de septiembre.

Pero esta no es la primera vez que Anwar Ibrahim tiene que hacer frente a un escándalo sexual, ya que en el pasado ha estado en prisión dos veces tras ser condenado por "sodomía y corrupción", acusaciones que él y sus partidarios siempre han calificado de "falsas" con el único objetivo de "poner fin a su carrera política".

Aquí viene la cuestión, y es que el abogado de Muhammed Yusoff, Mohamed Haniff Khatri Abdulla, representa también al actual primer ministro Mahathir Mohamad, quien avanzó esta semana que entregaría el mando del país a Anwar en los próximos días.

Conflicto de intereses

Pese a la rocambolesca situación, Mohamed Haniff ha negado que exista ningún conflicto de intereses por tener a ambas personas como clientes, o que exista una conspiración política en las acusaciones contra Anwar, tal y como señalan medios locales.

"El primer ministro sigue siendo mi cliente, pero eso no significa que no deba asumir casos sólo porque estén involucrados sus ministros o personas de su administración", ha defendido el letrado ante la agencia de noticias Reuters.

Hay que destacar que Malasia, de mayoría musulmana, castiga las relaciones entre personas del mismo sexo con penas que pueden alcanzar los 20 años de prisión.

Esplendor y ocaso de una trayectoria marcada por la polémica

El ahora acusado formó parte del primer mandato de Mahathir (1981-2003), e incluso llegó a ser vice primer ministro y una de las personas a las que se le achaca la salida de la crisis económica que sumió al continente asiático en la década de los 90.

Considerado como el sucesor natural de Mahathir, fue despedido y encarcelado en 1999 por sodomía y corrupción. A su salida en 2004 se unió a la oposición y creó una coalición llamada Pacto Popular, que logró mermar la fuerza del Gobierno del que era por entonces primer ministro, Abdullah Ahmad Badawi (2003-2007).

Rivales y aliados, ambos líderes marcaron la política del país hasta que en 2016 decidieron unir fuerzas en los últimos comicios celebrados hasta la fecha, alcanzando el poder. Ahora, cuando Anwar iba a asumir el mando, se enfrenta a una nueva condena que puede significar el final de su carrera política.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios