www.horapunta.com

José Luis Úriz Iglesias

Los disturbios que ha provocado el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel, deben hacernos reflexionar y profundizar más allá de la superficie de lo acontecido.

El 23-F es una fecha importante en la historia de nuestro país que debemos recordar, para que no nos pase lo de: “el pueblo que olvida su historia, está condenado a repetirla”.

Dicen que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, aunque haya algunos que lo hacen varias veces, incluso algunos de los que tienen cargos públicos lo hacen batiendo records.

Cuando en una empresa privada sus dirigentes la llevan a la quiebra son fulminantemente despedidos, incluso si se demuestra que han realizado fraude, enjuiciados.

Enero ha sido a menudo un mes negro en acontecimientos. Este 2021 ha entrado fuerte porque en apenas 15 días ya hemos tenido de todo...

El pasado 27 de Diciembre comenzaba en España a bombo y platillo la vacunación contra la Covid-19.

El pasado 1 de diciembre me entero con sobresalto y un cierto estremecimiento, que un ex militar, general de división retirado nada menos, aseguraba en un grupo de whatsapp de cargos del ejército retirados, que para solucionar lo que él definía como un problema que tiene este país, se debería fusilar a nada menos que 26 millones de sus ciudadanos.

Imaginemos que un extraterrestre llega el pasado 26 de noviembre a la Tierra conociendo nuestra historia.

El 14-F nos ha traído más de lo mismo, en especial en lo referido a la confrontación independentismo-constitucionalismo, con alguna novedad importante.

El próximo 14 de Febrero se celebran en Catalunya unas elecciones cruciales, quizás las de mayor importancia no solo para el futuro de esa comunidad, también para España en su conjunto.

No me considero experto en nada, simplemente un jubilado con tiempo que lee las noticias, escucha a los que saben intentando aprender y utiliza el sentido común, el menos común de los sentidos hoy en día.

Si tuviéramos que buscar una imagen que definiera el esperpento ocurrido el pasado miércoles 6 en el Capitolio de Washington, probablemente la mejor sería la de Jake Angeli presidiendo el Senado de EE.UU. durante unos minutos disfrazado de bisonte.

En un reciente anuncio de TV una familia cena el día de Nochevieja y en un momento dado comienzan a brindar, pero en ese preciso instante la abuela de la familia suelta un contundente, “que le den al 2020”, que perfectamente podría haber sido el título de este artículo.

Estamos próximos a “celebrar” unas fiestas muy extrañas, unas conmemoraciones en medio de una cruel pandemia, con un virus para el que supone una gran noticia para su supervivencia, precisamente este tipo de celebraciones.

Vivimos un momento de la historia de la humanidad especialmente negro. Hay quien como mi desaparecido amigo Enrique Curiel definió y lo hizo hace seis años, que estábamos entrando en una Segunda Edad Media. Es probable y si lo hubiera analizado desde el momento actual confirmaría su diagnóstico.