Del kaos al logos (IV): Visión infantil