Cesión tras cesión, único y vergonzoso recurso que le queda a Pedro Sánchez