Cospedal García, soberbia y ambición