Fútbol y mucha… alta política