www.horapunta.com
    27 de octubre de 2020

ACTUALIDAD > OPINIÓN

El sorprendente resultado obtenido en las últimas elecciones generales del 26-J por Unidos Podemos, ha supuesto tal descalabro que resulta muy difícil encontrar justificaciones.
La CIA ha emprendido en Libiauna vasta operación para capturar a los principales dirigentes del Estado Islámico y Al Qaeda, que posteriormente traslada a cárceles secretas en Europa del Este, Centroamérica y Guantánamo, según información a la que ha tenido acceso mil21.es en medios de inteligencia árabes.
El presidente del Gobierno en funciones va a morir matando. Mariano Rajoy sigue extenuando al máximo todas sus posibilidades, a pesar de que la corrupción y el despropósito de su partido hagan sombra a una legislatura que sólo la principal figura de esta obra de teatro ve factible. No hay precedentes en nuestra historia ante una posible coalición de formaciones, como la que propone el líder del Partido Popular. La única experiencia similar se produjo, precisamente, cuando Aznar pactó con los partidos nacionalistas hace ahora dos décadas.
Posiblemente, lo único que consiga Rajoy evitando la investidura, que no es poco, consista en haberse librado del soberano abucheo que le habría dedicado los diputados de la oposición en el Parlamento, si bien, en momentos tan complejos como los que estamos viviendo pueden aparecer nuevos acontecimientos de diversas y desconocidas consecuencias.
La llegada de la democracia, a partir del año 76 del siglo pasado, parece que vino acompañada de un sistema de corrupción que a fecha de hoy ha anegado al bipartidismo. PSOE y PP están todos los días viendo cómo la Guardia Civil, por indicación judicial, detiene a miembros destacados para tomarles declaración.
Quienes pensaban que el peculiar ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, solo fue una pasajera y pequeña piedra en la pesada bota de la construcción europea, deben acostumbrarse a que a partir de febrero se convertirá en un molesto chinarro para los dirigentes de Bruselas y, sobre todo, para su bestia negra el implacable ministro de Finanzas alemán Wolfgang Schäuble.
Toda la atención se centra en Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, que disponen de fórmulas suficientes, aunque frágiles, para formar Gobierno. Sin embargo, pocos se fijan en el tercer hombre, Albert Rivera, líder de Ciudadanos que en pocos días se ha ganado el título de “tapado” para presidir un Ejecutivo con apoyo del PP y PSOE tras lograr, con tesón negociador, el acuerdo para elegir al Presidente y a la mesa del Congreso.
Llamarle circo a lo sucedido el pasado día 13 en el Parlamento español, es una ofensa para los que tan dignamente trabajan en este espectáculo para niños y adultos, nada que ver con el chabacano show representado por los resentidos diputados podemitas.
Pues qué quieren que les diga. Que me parece que es un fraude de ley, precisamente de los que hacen las leyes. Los padres de la patria hacen trampas, en la cara de todos los españoles, y ni siquiera se ruborizan. Como todos esos cientos, o miles, de políticos corruptos que se hacen los estupendos hasta que les pillan con el carrito del helado y van a la trena.
Los libros de historia recogerán el arranque de la XI Legislatura como la fecha que comenzó la segunda Transición democrática. El miércoles 13 de enero la sociedad española vio a través de la televisión nuevas formas, nueva estética y un nuevo estilo de hacer política que ha roto 40 años de bipartidismo. Pero el enfrentamiento provocado por el proceso independentista de Cataluña puede hacer descarrillar la segunda Transición.
0,32421875