www.horapunta.com

Curiosas

Cosas que nunca te querrías encontrar en la comida
Ampliar

Cosas que nunca te querrías encontrar en la comida

Por Verónica Pérez
jueves 23 de abril de 2015, 17:21h

Escucha la noticia

La higiene a la hora de comer es algo con lo que no se juega. A nadie le gusta ingerir productos en mal estado y todos intentamos mantener limpias nuestras neveras y despensas para no llevarnos una desagradable sorpresa cuando vayamos a preparar la cena.
  • Espinacas con sorpresa

    Espinacas con sorpresa
    Eso es justo lo que le ocurrió a Terri Powis, una mujer de 33 años del condado inglés de Buckinghamshire. Una noche cualquiera, Terri sacó del congelador una bolsa de espinacas para cocinar un rico y saludable plato. Su idea era combinar las verduras con un poco de pollo, pero pronto se percató de que en aquel paquete había algo que no eran normal: algo extraño estaba mezclado entre las hojas verdes de las espinacas, era de color grisáceo y no se parecía a ninguna hortaliza. Era nada más y nada menos, que una cabeza de rata. “No podía imaginar que aquello era una cabeza de rata. Estuve unos instantes dándole vueltas porque no sabía qué era... pero tenía bigotes y dientes. Estaba algo aplastada, pero intacta. Debió ser congelada poco después de ser cortada”, explicó la señora Powis tras reponerse del susto. Lógicamente hizo llegar la pertinente reclamación a la compañía propietaria de la marca de la bolsa de espinacas. Y esta sin tomar muy en cuenta la denuncia de la mujer, simplemente le pidió disculpas y le invitaron a devolver el producto. Este hecho, no es ni mucho menos la primera vez que ocurre, mucha gente ha encontrado en su comida “cosas que no deberían estar ahí”.

  • Un Big Mac con sustancia

    Un Big Mac con sustancia
    Leigh Savage en Australia, acudió a un Burger King para comer una suculenta Big Mac. En el momento de revisar si su pedido estaba en orden, la mujer se percató de que una colonia de larvas de gusano correteaban por toda la carne de su hamburguesa. La afectada denunció el incidente a la policía, exigió el reembolso y jamás volvió a poner un pie en el establecimiento.

  • Las hamburguesas dan mucho juego…

    Las hamburguesas dan mucho juego…
    Max Ipinza, de Canadá, no salía de su asombro cuando comiendo una hamburguesa se percató de un intenso sabor a menta en ella. El hombre en un principio pensó que se trataba de una nueva variedad con sabor mentolado, pero no se trataba de una oferta en el menú, sino de un trozo de chicle usado que estaba entre la carne de su comida. El afectado corrió de inmediato al hospital, temeroso de un posible contagio de hepatitis, no sin antes escupir el bocado.

  • Hay que aprovechar todo

    Hay que aprovechar todo
    Una madre de Virginia fue a comer al McDonald’s con sus dos hijos de 6 y 8 años. Pidió dos Happy Meals con pollo para los niños y una hamburguesa con patatas fritas para ella. Mientras comían, la madre cogió uno de los nuggets de pollo que habían pedido para comérselo justo cuando su hijo de 8 años le grito para que no se lo comiera. La sorpresa de la mujer fue tremenda cuando al mirar lo que tenía en la mano se dio cuenta que era una cabeza de pollo rebozada. El gerente del establecimiento les devolvió el dinero y la posibilidad de ir a comer gratis todas las veces que quisieran durante dos semanas, pero la madre presentó cargos y exigió 100.000 dólares de compensación.

  • Un doloroso bocado

    Un doloroso bocado
    El sargento Clark Bartolomé demandó a la cadena Burger King en Hawaii después de comer una hamburguesa que tenía una aguja de jeringuilla entre su carne. El hombre, al dar un mordisco a su comida, se dañó la lengua, su estómago y el recto, al tragar tan desafortunado elemento. Los cargos que presentó en contra la cadena de alimentos fueron por daño físico severo.

  • Para chuparse los dedos

    Para chuparse los dedos
    El sándwich de Roast Beef solicitado por un hombre de Miami en la cadena Arbys contenía un asqueroso ingrediente extra. De entre sus panes colgaba una extraña pieza de carne con aparentes huellas dactilares. En efecto, se trataba de un dedo humano. El incidente fue denunciado a las autoridades de salud y nadie reclamó el dedo.

  • Un bocado letal

    Un bocado letal
    John Agnesini, de 27 años, se sorprendió al encontrar un ingrediente sorpresa dentro de su sándwich. El hombre, sin mirar, se disponía a dar un bocado a tan suculento manjar, mientras trabajaba con el ordenador. Agnesini dijo que mordió la hoja del cuchillo, y unas horas mas tarde se sentía un fuerte dolor en el estómago y fue a su médico. Demandó a su restaurante de Subway local y nunca más pisó uno de ellos.

  • Un snack que no olvidará

    Un snack que no olvidará
    En Estados Unidos puede pasar de todo, y si no que se lo digan a este hombre, que casi se come una cucaracha que se encontraba dentro de un paquete de Goldenboy, un snack crujiente de anchoas. La cucaracha era difícil de detectar inicialmente, ya que estaba cubierta con semillas de sésamo. Desafortunadamente, la lista de personas que han encontrado intrusos en su comida es muy amplia y variada, y esperemos que el próximo caso no sea el tuyo, aunque seguramente después de leer este artículo miraras con lupa lo que te llevas a la boca.

Pero en algunas ocasiones no depende de nosotros vivir alguno de los episodios más nauseabundos, porque hay veces que algo asqueroso aparece en nuestra comida.

¿Quieres leer el artículo al completo? Accede a nuestro quiosco, desde donde podrás ver nuestra revista, navegar por nuestra hemeroteca y descargarte los números que quieras desde tu dispositivo Android, Apple o en nuestra biblioteca de Amazon. Descubre una nueva forma de acceder a los contenidos de Hora Punta, gratis y desde cualquier soporte digital. ¡No lo dudes y haz click aquí!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios