www.horapunta.com
Como hongos

Como hongos

jueves 16 de octubre de 2014, 13:07h

Escucha la noticia

El negocio de la prensa ha muerto. Pero no el que conocíamos antes de internet, que ese ya murió hace años.

Me refiero al negocio de los llamados periódicos digitales que nacen como setas cada vez que un rotativo de papel muere y deja en la estacada a cien periodistas. Al parecer los miles de medios que ya se pelean en Estados Unidos han provocado que el reparto de publicidad sea ínfimo, tanto en reclamos como en precios.

Porque en el mercado de oferta y demanda, si hay mucha oferta de sites el precio de la subasta será a la baja. Y ya teníamos a Google y otros que con los programas de afiliación pagaban calderilla sin ningún rubor. Y claro, si a El Corte Ingles, por poner un ejemplo, le ofreces un millón de impresiones a céntimo, pues no le importa que su publicidad, su reclamo, se vea en sitios poco dignos, por llamarlos caritativamente.

Si en el papel el 70 por ciento de los reclamos publicitarios son opacos, esa cifra en los banner's de las sites es del 90. Rentabilizar las sites a base de CPM's es imposible, si de una estructura con redacción se trata. Sólo los patrocinios garantizan la viabilidad de los medios informativos on-line.

Porque si hablamos de noticias, esa es otra. Cualquiera con su iPhone se cree todo un comunicador con derecho a llamarse periodista sólo porque ha tenido la oportunidad de presenciar una pelea de barrio y ha hecho cuatro preguntas. La profesión, como tal, está por los suelos. No porque haya miles y miles de periodistas en paro, sino porque se ha perdido la dignidad en algunos medios, digitales, claro, que no respetan la exclusiva, el pisotón y tienen la cara de publicar la investigación de otro refritándola a los pocos minutos de conocer el trabajo del vecino, que a lo mejor ha dedicado recursos que el copiador se ahorra.

Antes, en mis tiempos de periodista del papel, acostumbrábamos a respetar las exclusivas elaboradas por el colega al que le reconocíamos el esfuerzo. Ahora da asco. El Mundo, por poner un ejemplo, o El Confidencial, tiran de la manta de un tema tenebroso, y a los diez minutos cientos de sites lo reproducen con toda la jeta...

Por eso entiendo que el negocio de la prensa tiene que evolucionar. No puede ser que internet, que ya se ha cargado la industria discográfica, casi al cine y por supuesto a la editorial de libros, también acabe con la prensa. Quien quiera comer buen jamón deberá pagarlo de alguna manera. El jamón no crece gratis en los alcornoques. Las noticias contrastadas, elaboradas, los informes, los reportajes, tampoco.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios