4 de julio de 2022, 7:51:58
ACTUALIDAD


En defensa de Occidente (IV)

Por Carlos González

Ya hemos acordado anteriormente que una vez que dilucidemos qué es Occidente, es imprescindible que dejemos claro quién o quienes lo componen.


Ya estamos viendo estos días que hay conversaciones entre Rusia y EEUU, así como con la UE. Parece que en ellas intentan que la ya larvada confrontación no vaya a más. Luego el conflicto entre Occidente y otras partes está perfectamente planteado. Lo que debemos hacer es estudiar lo más posible para saber hasta donde llegará, y contra quién tendremos que luchar por la supervivencia de nuestra cultura.

Junto con lo anterior, también debemos analizar los intentos de China de restablecer económicamente, de nuevo, la Ruta de la Seda. Somos conscientes que para defender sus inversiones lo hará con asociaciones políticas, y también sabemos, que al final, si es necesario, siempre se recurre a las armas, a las alianzas militares. Planteado así, el conflicto, hoy larvado, es posible que avance a marchas forzadas hacia el manifiesto. No verlo quizá es porque nos tapamos los ojos porque es muy grande el temor al mismo. Hemos de abrirlos al máximo porque se hace imprescindible que establezcamos cuales son las partes que van a contender el él. ¿Cuál será nuestro bando? ¿Quiénes componen esa parte en este presente conflicto a lo que llamamos, Occidente?

Occidente lo compone, en su corazón central, la Europa Occidental, y, como hijos suyos, todos aquellos territorios que fueron, por unos o por otros, y en distintos tiempos históricos, las colonizaciones Europeas: EEUU (hoy principal baluarte económico, político y militar del bando Occidental), Australia, todo América, la mayor parte de África y algunas partes de Oceanía (Nueva Zelanda, Hawái, Papúa…) y de la propia Asia, como Filipinas, colonizada por el Imperio Español y ahora ligada a EEUU, y también hoy, Japón, porque una vez vencido y arrasado tras la II Guerra mundial, fue reconstruido con criterios de Occidente y funciona exactamente igual que cualquier otra nación como la nuestra. No es nada dudosa su pertenencia a este bando. Se analizará como posición muy especial la de la India. Como apreciamos sus propias tensiones, veremos si en su seno triunfa la clara posición pro Occidental, o se trunca y gira hacia medio asiática.

Como Occidente es una forma de pensar, lo que compone esa visión de la vida son todos aquellos estados, naciones, etnias y pueblos que descienden de la colonización Romana. Como heredera de ese Imperio y tomando el poder en sus territorios, del cristianismo. Lo componen todos aquellos territorios que inicialmente formaron el Imperio Romano, tanto el de Occidente como el de Oriente, y más tarde de los pueblos que voluntariamente, o por distintas presiones, se convirtieron al cristianismo, así como por los que fueron conquistados y colonizados a la fuerza por naciones o imperios cristianos. Tal es el caso de los estados que nacieron tras la descolonización, así como otros, como los Magiares, Checos, Eslovacos, Serbios…, que no siendo dominados por Roma, junto con los pueblos Germánicos o Nórdicos, decidieron en momentos determinados convertirse al Cristianismo. Ese Cristianismo, si bien es una forma de pensar y gobernar con ideas y criterios Orientales, es decir, una forma de pensar anti Occidental, al ser dirigido por descendientes del Grecia, Italia y España, ya estaba totalmente impregnado de Helenismo y de Romanismo e inculcaron sin darse cuenta los valores reales de Occidente al educar a esos pueblos en dicha religión. Aunque claramente el verdadero Occidente lo componen fuerzas distintas al propio Cristianismo al que tuvieron que vencer y superar con el llamado, Renacimiento. Esto no ha sido más que la vuelta clara a partir del S. XIV, a los criterios que construyeron Atenas y Roma.

Podemos apreciar hoy, claramente, que la línea de ruptura de los bandos que compondrán el próximo conflicto manifiesto está determinado por su pasado Cristiano. Así como por naciones conquistadas o derrotadas por imperios Cristianos. Antes las disputas eran entre Católicos y Protestantes, hoy totalmente superado, pero no así de estos juntos contra los Ortodoxos, cuya línea de fricción está bastante marcada. Ucrania está totalmente dividida entre antiguos Católicos-Uniatas, y los Ortodoxos. Estos últimos ligados con Rusia. También podemos ver claramente las naciones que están en dudas si pertenecen a Occidente o a Oriente dentro de Europa. Todas ellas son de religión Cristiana-Ortodoxa, Serbia, Bulgaria, Moldavia… En otras partes del globo la línea es clara entre los colonizados, aunque hayan conservado sus religiones de origen, como la India, que adquirió muchas formas de sus colonizadores, frente a los que nunca fueron colonizados.

Hemos de destacar un grupo especial que muestran su carácter “Anti-Occidental”, y parece que se unen claramente al bando “Oriental”, como, Argelia, Siria o Egipto -o ahora abiertamente Afganistán y Paquistán-, que prefieren volver a todos los valores de sus antiguas religiones que aceptar en su totalidad los valores Occidentales, a los que dicen rechazar de plano, por eso se unen a los que desprecian o combaten abiertamente estas formas de pensar y gobernar.

No cabe mucha duda que debemos destacar los tres grandes líderes de sus respectivos bandos, estos son: EEUU con la UE y las naciones de toda América, Australia y Japón, por un lado, Rusia y sus naciones de influencia por otro, y, un tercero, China y su espacio de poder junto con sus lazos económicos. Tampoco parece que no ofrece dudas que Rusia y China irán como aliadas, aunque no se sabe cuanto y hasta donde llegarán esas alianzas. Las demás naciones y estados deberán adherirse con uno o con otro y formar parte de esos tres bandos únicos. Quizá quedarse neutrales… En este conflicto… No parece que sea posible.

Hora Punta.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  www.horapunta.com