13 de mayo de 2021, 7:53:45
ACTUALIDAD


La agenda de Rajoy para unas nuevas Generales

Por German Martín

El presidente del Gobierno en funciones pretende someterse al debate de investidura la próxima semana para que si no hay acuerdo de gobernabilidad puedan convocarse nuevas elecciones generales justo después de Semana Santa.


Fuentes próximas a Rajoy explican que el principal propósito ahora mismo en La Moncloa es que comience a correr el plazo legal de dos meses que existe para investir un nuevo presidente del Gobierno y que, si nadie lo consigue, puedan repetirse los comicios en primavera.

Rajoy está interesado en que el reloj eche a andar cuanto antes por varios motivos: para reducir el tiempo de inestabilidad política en España por la ausencia de un nuevo Ejecutivo, para que Pedro Sánchez tenga menos margen de fraguar un frente de izquierdas y para que -llegado el caso- la repetición de las elecciones no se retrase más.

La legislación vigente establece que la cuenta atrás para convocar a los españoles nuevamente a las urnas arrancará en el momento en el que se celebra la primera votación del debate de investidura, motivo por el cual Rajoy quiere someterse este mismo mes de enero al designio del Congreso de los Diputados.

Este lunes el rey Felipe VI iniciará las consultas con todos los partidos políticos que han obtenido representación parlamentaria en la Cámara Baja, con la excepción de Esquerra Republicana de Catalunya, que ha dado plantón al monarca por no haber recibido en La Zarzuela al nuevo presidente de la Generalitat y a la presidenta del Parlamento de Barcelona.

El Rey finalizará las consultas el viernes con el propio Rajoy y, a partir de ese momento, podrá emplazar al socialista Patxi López a que convoque el debate de investidura en las Cortes Generales para que presente su programa de gobierno el candidato con más apoyos.

El líder del PP espera ser el elegido y que ese debate de investidura pueda celebrarse la última semana de enero, posiblemente los días 26 y 27. De ese modo, Rajoy se sometería a una primera votación que pondría en marcha la cuenta atrás para la repetición de las elecciones.

En esa primera votación Rajoy no tiene ninguna opción de ser proclamado presidente porque necesita mayoría absoluta de 176 diputados y su partido ahora se ha quedado con apenas 122 tras los comicios del 20 de diciembre y la expulsión de Íñigo Gómez de la Serna por el presunto cobro de comisiones millonarias en el extranjero.

Rajoy tiene incluso difícil ser elegido presidente en una segunda votación por mayoría simple y en el Gobierno son plenamente conscientes. Por eso, su prioridad en estos momentos es activar el cronómetro para que pasen los 60 días necesarios antes de repetir los comicios.

En el entorno de Rajoy esperan que el PSOE acabe facilitando la investidura pese a que su líder, Pedro Sánchez, ha reiterado desde el 20 de diciembre que nunca apoyará la continuidad del actual jefe del Ejecutivo. Sin embargo, los populares no descartan que lo acabe haciendo por presiones internas y externas cuando se agote el plazo para la investidura, un motivo más para poner en marcha cuanto antes la cuenta atrás.

Si no hubiera acuerdo de investidura, el tope legal acabará después de Semana Santa, en concreto justo tras el 27 de marzo que este año acoge el Domingo de Resurrección. Esa misma semana tendrían que disolverse las Cortes Generales y convocarse las nuevas elecciones, que conforme al plazo constitucional de 54 días, podrían celebrarse el 22 de mayo, justo cinco meses y dos días después del 20-D.

Hora Punta.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.horapunta.com