13 de julio de 2020, 10:58:47
REVISTA


Curiosidades de la naturaleza: competitivos por salud genética

Por David Rodríguez

Los machos serán guerreros y pelearán todo lo que tengan que pelear por una hembra y por una buena razón pues aunque no se puedan reproducir por sí mismos, son necesarios para mantener las especies sanas y libres de mutaciones nocivas.


La competitividad entre los machos por aparearse con la hembra y la elección que hacen ellas del macho mejora la salud genética de la especie y compensa el hecho de que ellos no produzcan crías de manera directa.

Esta es una de las conclusiones a las que ha llegado un estudio internacional en el que ha participado el CSIC y que ha sido publicado en la revista Nature.

“Nuestro objetivo era descubrir por qué la selección evolutiva, que es de una eficiencia despiadada, permite la existencia de los machos, cuando un sistema en el que todos los individuos produzcan crías sin sexo, como ocurre en las poblaciones de hembras asexuales, sería mucho más eficaz para producir una mayor descendencia”, explica el investigador del CSIC Brent Emerson, del Instituto de Productos Naturales y Agrobiología.

Filtro de mutaciones nocivas

Este trabajo confirma que la selección sexual mejora la salud genética de las poblaciones porque actúa como un filtro que elimina mutaciones genéticas nocivas, ayudando a la especie a prosperar y a evitar la extinción a largo plazo.

El equipo de científicos, liderado desde la Universidad de East Anglia (Reino Unido), ha llegado a estas conclusiones después de investigar durante 10 años la evolución de dos grupos de escarabajo castaño de la harina. A lo largo de ese tiempo ambos grupos vivieron en las mismas condiciones controladas de laboratorio, sólo diferenciadas en la intensidad de la selección sexual.

Los resultados mostraron que el grupo con mayor selección sexual, con 90 machos y sólo 10 hembras, mostró una aptitud evolutiva mayor y resistieron a la extinción hasta 20 generaciones después de que los investigadores empezaran a imponer condiciones de endogamia.

Por el contrario, la población en la que las hembras no pudieron elegir, al no haber competencia entre los machos, los problemas de salud aparecieron rápidamente cuando el parentesco entre las parejas empezó a estrecharse.

“Las conclusiones de este estudio apoyan también la idea de que el sexo persiste como el método predominante de reproducción porque permite que actúe la selección sexual. En los casos en los que no hay reproducción sexual las poblaciones acumulan mutaciones dañinas, que con el paso de las generaciones las acercan cada vez más a la extinción. La selección sexual ayuda a eliminar más fácilmente esas mutaciones y con ello las ayuda a persistir contra la amenaza de la extinción”, concluye el investigador del CSIC.


¿Quieres leer el artículo al completo? Accede a nuestro quiosco, desde donde podrás ver nuestra revista, navegar por nuestra hemeroteca y descargarte los números que quieras desde tu dispositivo Android, Apple o en nuestra biblioteca de Amazon. Descubre una nueva forma de acceder a los contenidos de Hora Punta, gratis y desde cualquier soporte digital. ¡No lo dudes y haz click aquí!

Hora Punta.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.horapunta.com