www.horapunta.com
    25 de febrero de 2017

ACTUALIDAD > OPINIÓN

Donal Trump, un sarcasmo de la Historia, en su primera rueda de prensa y tras ganar las elecciones, ha continuado sin guardar el más mínimo respeto hacia personas y entidades dignas de otra consideración y tratamiento.
Habiendo analizado colectivos o grupos, y explicado técnicamente su comportamiento, ahora debemos realizar análisis individuales y comprobar si podemos explicar su conducta desde un punto de vista científico.
Nada como haber padecido los efectos y consecuencias de la pasada crisis para procurar no volver a cometer los mismos errores, y mas concretamente en lo referido al pequeño y mediano comercio y grandes superficies, llegando a la conclusión que no afectó a todos por igual, en función de la estrategia para combatirla y métodos aplicados para tratar de superarla.
Me da en la nariz que mientras se desinfla, muy lentamente, la fiebre separatista en Cataluña, vamos a vivir un diecisiete pleno de novedades en múltiples sectores: en el político, en el empresarial, en el internacional, en internet, en automoción…
Conviene recordar que las matanzas producidas en Siria diariamente durante los últimos cuatro años, la mayoría de las cuales a manos de leales a Asad, han convulsionado al mundo entero.
El primer conocimiento básico, yendo al grano, es que todos nos movemos por nuestros intereses, los cuales son apreciados, valorados y perseguidos de forma individual, es decir, cada uno evalúa los suyos, aunque muchos compañeros de grupo parezca que queremos lo mismo.
Con este título no me presento de forma muy original, pero voy a realizar un enfoque diferente, vds juzgarán si es adecuado una vez que terminemos con esta serie de artículos que pretenden, muy humildemente, tratar de explicar que es lo que está pasando en nuestras cabezas.
Ya ha sido explicado en el primer artículo que la moral y la política por la que nos regimos mayoritariamente, hoy en día, sigue siendo mítica, críptica, e irracional.
En el Siglo VI A.C. un grupo de pensadores griegos a los que denominamos Presocráticos, nos legaron su afán por entender las leyes que regían el mundo que habitaban.
Supongo que desde que se despertó la llamada conciencia humana, todos los grupos sociales, con sus brujos y chamanes al frente -después los filósofos griegos- lo que han pretendido ha sido tratar de comprender el mundo que les rodeaba.

0,37109375