Ventajas de Trump (IV): Los iluminados