Ventajas de Trump (II): El valor