Más naturaleza y menos soberbia