Curiosidades de la naturaleza: barítono por imperativo urbano