www.horapunta.com
    22 de julio de 2017

ACTUALIDAD > OPINIÓN

Dicen que cuando una mentira se repite miles de veces y son muchos los dedicados a tal menester, termina convirtiéndose en verdad y admitida como tal.
Aunque el presidente Mariano Rajoy nos quiera convencer de que en Cataluña no llegarán a la secesión que llevan anunciándonos varios años, sin que el inquilino de la Moncloa tomara alguna medida para poner el freno, al final tendremos guerra. Por supuesto. Una guerra moderna, no una civil como en el 36, donde los bandos se mataban a plena luz del día.
Desde que Pedro Sánchez recuperó la Secretaria General del PSOE, tras barrer las absurdas esperanzas de la andaluza Susana Díaz, nuevamente ha aflorado en este político su irreprimible ambición, para lo cual orquestó un congreso totalmente a su medida, desprendiéndose de todos aquellos que militaron en el sector contrario y pudieran hacerle sombra.
La globalización, que en un principio conlleva el relacionarnos con todos y no rechazar a nadie, hemos de ser sinceros y darnos cuenta que el lado malo que acarrea es que transporta con ella un poco de, “Todo Vale”.
Los que no pretendían gobernar, sino montar el circo en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, como siempre lo han hecho, los pasados martes 13 y miércoles 14 de junio, nos han dejado un mal sabor de boca.
Dos de los grandes problemas, entre otros, del referéndum independentista catalán y que resultan insufribles son: la duración del mismo y la manifiesta inoperancia del Gobierno para zanjarlo, cuya celebración impide nuestra vigente Constitución.
Desde hace no muchos años, se menciona con frecuencia en centros de formación, masters, etc. el término “fidelización”, como piedra filosofal para conseguir el éxito de una empresa.
Algunos lectores al comprobar el título se preguntarán qué pinta México en las posibles ventajas de Trump. Porque todos entendemos, en principio, que para nuestra querida nación hermana nada bueno puede traer la nueva administración USA, y que todo serán problemas.
Después del atentado en Manchester, Ariana Grande suspendió su gira mundial. El terrorismo consiguió su objetivo, que no es matar por matar sino “aterrorizar a los infieles”. Es que el miedo paraliza la mente y las personas reaccionan primitivamente, sin razonar, y este el único modo en que los terroristas pueden ganar.
Dicen los que saben de conspiraciones monclovitas que la Muñeca Diabólica ya ha envenenado la reputación de "La Rubia", como llaman despectivamente a Cristina Cifuentes, la ex amante de Ignacio González, a la que no le tembló la mano cuando envió a la Fiscalía las tropelías del Canal de Isabel II.

0,24609375