www.horapunta.com
    28 de mayo de 2017

ACTUALIDAD > OPINIÓN

Jordi Pujol, el ex honorable, ya advirtió en sede parlamentaria que podían empezar a caer cerezas del árbol y a todos les podría afectar… Y han pasado cinco años desde que declaró que ocultaba una fortuna de procedencia ilegal. Porque aunque el origen fuera herencia de su padre Florenci, el dinero ya estaba manchado de ocultación e ilegalidad.
Delitos de fraude, prevaricación, malversación, cohecho, falsificación… en definitiva, corrupción, es nuestro triste y decepcionante panorama, que últimamente se ha convertido en noticia de primera página de nuestros periódicos y apertura de telediarios.
Suscrito el primer acuerdo entre la patronal española, CEOE, y los dos sindicatos más representativos, CCOO y UGT, en el año 1.994, sobre la solución Extrajudicial de Conflictos, se creó un cuerpo de Mediadores propuestos por las tres organizaciones con el fin de mediar y resolver entre las partes los ingentes y profundos conflictos laborales que aquejaban a la sociedad española.
La victoria de Donald Trump, a pesar de tener a toda la prensa mundial en contra, nos predice una nueva época donde los medios informativos han dejado de ser influyentes.
Nada más agradable para un político que asistir a un Congreso como el del PP, donde todos en plan abraza farolas, celebraron el haberse conocido o reencontrado.
Siguiendo en la línea individual, ahora toca analizar al otro líder emergente, que, además, ha surgido de la nada, Pablo Iglesias.
Donal Trump, un sarcasmo de la Historia, en su primera rueda de prensa y tras ganar las elecciones, ha continuado sin guardar el más mínimo respeto hacia personas y entidades dignas de otra consideración y tratamiento.
Habiendo analizado colectivos o grupos, y explicado técnicamente su comportamiento, ahora debemos realizar análisis individuales y comprobar si podemos explicar su conducta desde un punto de vista científico.
Nada como haber padecido los efectos y consecuencias de la pasada crisis para procurar no volver a cometer los mismos errores, y mas concretamente en lo referido al pequeño y mediano comercio y grandes superficies, llegando a la conclusión que no afectó a todos por igual, en función de la estrategia para combatirla y métodos aplicados para tratar de superarla.
Me da en la nariz que mientras se desinfla, muy lentamente, la fiebre separatista en Cataluña, vamos a vivir un diecisiete pleno de novedades en múltiples sectores: en el político, en el empresarial, en el internacional, en internet, en automoción…

0,234375