www.horapunta.com
Curiosidades de la naturaleza: ¿Por qué no me dejas en paz y te cargas a tus hermanos?
Ampliar

Curiosidades de la naturaleza: ¿Por qué no me dejas en paz y te cargas a tus hermanos?

Algunas plantas utilizan un retorcido recurso natural en su beneficio para obligar a los herbívoros a convertirse en caníbales cuando se sienten amenazadas por su voraz apetito, capaz incluso de tirarlas abajo como si de leñadores se trataran en lugar de comerse sus hojas.

Pero las plantas tampoco se quedan quietas esperando su fatal destino. Un nuevo estudio publicado en la revista Nature Ecology and Evolution ha descubierto que cuando las plantas se sienten atacadas por estos herbívoros, son capaces de emitir defensas que hacen que su sabor sea increíblemente repugnante para las orugas, lo que propicia que las orugas dejen de comerlas y si no tienen otro recurso alimenticia a su disposición, lleguen a devorarse entre ellas.

“Las plantas pueden defenderse hasta tal punto que hacen que el herbívoro se vea privado de alimento, y es entonces cuando este determina que en vez de tener una dieta a base de plantas, van a incluir a otras orugas en su menú”, explicaba el autor del estudio e investigador en el Departamento de Zoología de la Universidad de Wisconsin, Madison, John Orrock.

Orrock y su equipo de investigadores rociaron plantas de tomate con metil jasmonato, una sustancia producida por las plantas en respuesta al estrés medioambiental, para poner en marcha sus mecanismos de defensa, tornando la planta en un alimento menos apetecible para las orugas de esparraguera que usaron en su ensayo, pues induce un cambio en la propia química de la planta.

Este fenómeno ya había sido documentado en diversas plantas y las investigaciones sugieren que estas pueden sentir cuándo las plantas que les rodean se sienten atacadas, lo que puede dar lugar a la producción de metil jasmonato en comunidades enteras que ni siquiera han sido todavía atacadas.

“Lo que para mí es más interesante es esa idea general de que la mayoría de las plantas utilizan la información de su entorno para destinar de forma efectiva sus recursos, ya sea para defenderse o para otros fines”, explica Orrock.

Y el metil jasmonato tiene más consecuencias funestas para las larvas, además de provocar el mal sabor en las plantas ya que “pueden atraer a sus enemigos naturales como depredadores o parasitoides que se comen a estos herbívoros”, afirma Orrock.

Las orugas caníbales

Cuando las orugas ven que la planta que están devorando no tiene buen sabor, se encuentran ante una elección que es muy simple: “O bien te comes esta planta o bien te vuelves contra tus camaradas, y la elección es bastante clara”, explica. Las orugas más grandes tienden a alimentarse de las más pequeñas, siguiendo la filosofía de “comer o ser comido”, afirma Orrock.

El equipo de investigación observó el ritmo de crecimiento de las orugas y descubrió que las orugas que consumían una dieta a base de plantas y las orugas que se convertían en caníbales crecían al mismo ritmo.

“Se convierte en un análisis de beneficios y costes para la oruga, el hecho de que la materia vegetal se convierta en algo de tan baja calidad que, para mantenerse y sustentar el metabolismo, la oruga necesita encontrar la fuente alimenticia de mayor calidad que se encuentre en torno a ella”, explica Brian Connolly, investigador postdoctoral que también trabajó en el estudio.

En este experimento, las orugas no tuvieron la opción de intentar alimentarse de otra planta antes de recurrir al canibalismo, pero Orrock y Connolly están llevando a cabo investigaciones en entornos más amplios en los que las orugas tendrán esa opción pero aseguran que la tendencia al canibalismo parece ser similar. “Incluso pudiendo moverse más lejos y especialmente escapar de tus compañeros hambrientos, acaban devorándose entre ellas siguiendo más o menos los mismos patrones”, señala Connolly.

La razón por la que las orugas son tan rápidas a la hora de comerse entre ellas a pesar de que también pueden moverse a una planta diferente que no tenga ese mal gusto todavía no está clara, pero Orrock y Connolly esperan averiguarla. “Como puedes imaginar, esto es algo que nos ha hecho cambiar de ritmo y se ha convertido en una prioridad, así que ahora mismo estamos en el proceso de evaluar estos datos”, concluye Connolly.

¿Quieres leer el artículo al completo? Accede a nuestro quiosco, desde donde podrás ver nuestra revista, navegar por nuestra hemeroteca y descargarte los números que quieras desde tu dispositivo Android, Apple o en nuestra biblioteca de Amazon. Descubre una nueva forma de acceder a los contenidos de Hora Punta, gratis y desde cualquier soporte digital. ¡No lo dudes y haz click aquí!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Hora Punta
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.